Los disturbios se han extendido por todo el país y hay 40 estados con toque de queda decretado. En Atlanta, dos policías han sido cesados del cuerpo por uso excesivo de la fuerza.

La muerte del ciudadano afroamericano a manos de un policía blanco ha avivado la tensión y EEUU se enfrenta a la mayor ola de disturbios de los últimos 50 años.

"Hemos visto saqueos sin precedentes, porque empezaron llevándose a cabo por la noche y ahora son a plena luz del día", ha relatado Jorge Meliá desde Los Ángeles.

Los saqueadores están mucho más preparados y "hay coordinación a través de las redes sociales y llegaban en coche sin matrículas".

"La respuesta de Donald Trump no distingue entre los manifestantes violentos y pacíficos", ha valorado el periodista en su crónica.